Formas de limpiar correctamente una tijera de poda

formas de limpiar tus tijeras de podar

Las tijeras de poda son una de las herramientas más importantes que debes tener en tu jardín, ya sea desde cortar ramas no deseadas hasta cortar flores para ponerlas en un jarrón, esta herramienta es la mejor amiga de un jardinero.

Descubre lo que una tijera de poda puede hacer por ti

Desafortunadamente y debido a que se usa muy a menudo, las cuchillas pueden ensuciarse, oxidarse y transportar bacterias que pueden infectar plantas sanas, aunque puedes evitar esto con unos sencillos consejos que te comentaremos más adelante.

A veces, cuando necesitamos usar la tijera de poda, nos damos cuenta de que está sucia, oxidada, etc. En este estado tus tijeras no funcionarán bien, por lo que tendrás que realizar un mayor esfuerzo para podar tus  plantas.

Cómo limpiar las tijeras

Es por eso que en este artículo te explicaremos de manera sencilla cómo limpiar las tijeras.

La mejor manera de limpiar y afilar las tijeras de poda es desmontándolas. Si no puedes  desatornillar el perno porque está incrustado con óxido, solo debes echar unas gotas de algún producto para aflojarlo y dejar que actúe durante unos minutos.

Si estás preparando a cortar una cantidad de ramas como el parque de sevilla, te puede interesar mucho este artículo.

Elimina la suciedad

Después de un día de uso limpia las cuchillas con una almohadilla de algodón empapada en peróxido de hidrógeno o alcohol. Después, gotea un poco de aceite vegetal en un poco de lana de acero y pule las cuchillas con él. Esto lubricará las cuchillas y evitará la oxidación.

Si tus tijeras tienen incrustada suciedad en las hojas, debes lavarla con agua tibia y detergente suave. Haz esto con la ayuda de un cepillo de cerdas duras o metálicas. Pasa el cepillo por toda la tijera hasta que se elimine toda la suciedad.

Más tarde seca muy bien las tijeras de podar, que no queden rastros de humedad para evitar la oxidación, ya que las piezas de metal pueden oxidarse con bastante facilidad. También puedes limpiar tus tijeras con vinagre y bicarbonato de sodio. Haz una pasta consistente y pásala sobre toda la superficie con la ayuda de un cepillo.

 Quita el óxido y afila la tijera de poda

Si tus tijeras de podar tienen pequeños surcos o están oxidadas,  puedes usar una lima de pulido, quitar los surcos y afilar las tijeras.

¿Cómo se hace? Comienza pasando la lima desde el exterior hasta que llegues a la parte interior de la lámina. Este procedimiento también lo puedes hacer con una piedra de afilar.

Otra solución con la que puedes conseguir el mismo resultado es usando una hoja de lija. Dobla la hoja al medio con la parte que sirve para lijar hacia adentro y haz  cortes en  la hoja varias veces.

Las tijeras con cuchillas fijas, es decir, no intercambiables, deben afilarse tan pronto como pierdan el filo.

La operación de afilado la puedes realizar con piedra de grano fino. Antes de hacerlo,  humedece la piedra con agua y aceite y pásala sobre la hoja varias veces, comenzando desde la base y llegando hasta las puntas

Desinfectar las tijeras de poda

Para desinfectar las tijeras de poda hay muchos productos en el mercado, sin embargo, también puedes usar algunos productos que tengas en casa.

Por ejemplo, una solución de cloro te ayudará con la limpieza de tus tijeras. Mezcla cuatro litros de agua con dos tazas de cloro en un cubo y a continuación introduce las tijeras en la solución durante 15 minutos.

Por otra parte puedes desinfectar las tijeras de podar con un paño sin pelusas y alcohol isopropílico. Sólo debes humedecer el paño en el producto y pasarlo por toda la tijera, lo recomendable es que hagas  este procedimiento después de usar las tijeras, así siempre estarán listas para la poda.

Engrasa tus tijeras de podar

Por último no te olvides de lubricar las tijeras, simplemente tienes que colocar unas gotas de aceite mineral para evitar que los componentes de metal no se oxiden con el paso del tiempo.

Consejos adicionales

Para limpiar las tijeras no es necesario que uses guantes protectores. Sin embargo, es importante que prestes mucha atención, ya que las cuchillas podrían estar  afiladas.

Si compras una tijera de podar de buena calidad te durará mucho tiempo, a menos que permitas que la savia y otros residuos se acumulen en las cuchillas. Al igual que los cubiertos después de comer, lávalas.

Haz una parada rápida en el fregadero,  lava las tijeras con jabón y un cepillo para uñas o una esponja. Sécala bien y ponle un poco de lubricante, solo en el punto de pivote.

Una gota o dos de un producto penetrante, como el aceite tres en uno, es mejor que un lubricante en aerosol ligero, ya que este se evapore más rápido. Guarda tus tijeras de podar, tanto manuales como mecánicas, en un lugar fresco y seco.

Con estos sencillos consejos tendrás tus tijeras de poda libres de cualquier suciedad y listas para usar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *